PANDEMIA Y ELECCIONES 2021: EL FRAUDE EN MARCHA

Es evidente que en las próximas elecciones hay muchos intereses en juego y que el intento de burlar la voluntad popular no se detiene ni siquiera ante la gravedad de la pandemia. Los canallas, ya no pierden el tiempo cambiando votos, escondiendo actas o modificando el resultado de las ánforas, se han sofisticado y ahora sus métodos «son un conjunto de procesos» que articulan para orientar y dirigir la trampa. Asi, al drama de una pandemia en la que incapaces y criminales siguen impunes tras haber enlutado dolorosamente a nuestro pueblo con miles de compatriotas fallecidos por falta de atención y oxígeno, ahora enfrentamos una campaña electoral, singular y deslucida que trae entre lo suyo, velos y sombras que nos sumerge en la zozobra y esa angustia mayor por el futuro de la patria querida, sobre todo, a quienes nos importa el Perú y sabemos que por lo que vemos, esto empeorará.
Pero veamos algunas de las razones que nos hacen desconfiar al punto de volvernos exceptivos:
-Porque el máximo organismo electoral, el JNE, es un organismo sesgado ideológicamente  y funge de operador  de consignas, capaz incluso de tolerar contra la ley, candidaturas de sentenciados, bloqueando al mismo tiempo la participación de organizaciones democráticas;
-Porque han proliferado los llamados «Vientres de alquiler» que todos saben que no son partidos políticos (aunque el nombre lo parezca) y que, sin existir realmente como organizaciones, se mueven en un mercado negro de compra y venta de membresías y denominaciones en la que no es posible establecer cuánto dinero se mueve, pero si, cuál es el objetivo, es decir, el botín en juego;
-Porque los «presidenciables» son personalidades sin biografías democráticas y, por lo general, son empresarios, comerciantes y gente sin oficio conocido que, con dinero cuyo origen tampoco se conoce, han hecho de la política un vil negocio. Y aunque son verdaderos analfabetos políticos, incapaces de hilvanar discursos de dos minutos con contenido y significación trascendente,  creen que el «entrenamiento en medios» y el aprendizaje de frases y oraciones de lugares comunes, les permitirá «dar la impresión» ante el público, de solvencia, nivel y capacidad que no tienen.
-Porque asistimos a un proceso sin confrontación de posiciones políticas e ideológicas que promueve además, en horario estelar, un remedo de debate, hecho precisamente para que el expositor pueda balbucear en 60 segundos «todo un plan de gobierno» que, en verdad, no existe.
-Porque esta es una campaña sin planes de gobierno ni una ruta que nos permita luego, exigir  cumplimientos de ofertas electorales.
-Porque la campaña se ha convertido en una feria de encuestas truchas, unas más caras que otras, pero todas sometidas a la negociación entre el mejor postor y la indignidad de quienes cobraron millones para aprender -desde los tiempos de Vladimiro Montesinos-, cómo se llenan los casilleros de una muy bien presentada «encuesta bamba» que ayude  a direccionar a la opinión pública .
-Porque hay desinformación y la orientación de las noticias administradas por una prensa llamada con acierto «mermelera», que condiciona contenidos al avisaje y naturalmente, al monto de la publicidad que recibe;
-Porque esta es una convocatoria electoral obligatoria que expone groseramente a los miembros de mesa, a quienes se les retiró la vacuna ofrecida dejándolos en absoluto estado de indefensión.
-Porque el temor (o terror) afecta a una población que hará que gane el ausentismo, mostrando el ridículo del minúsculo promedio que registrarán los entusiastas candidatos.
-Porque una directiva (de cuántas que no conocemos) haría que 160 mil policías «no se puedan movilizar», impidiendo que puedan ejercer su derecho ciudadano.
Es decir, todo un conjunto de elementos que puestos sobre la mesa, evidencian una campaña en la que algunos se juegan literalmente la vida, otros, su futuro económico  y el vizcarrismo-morado que, además de impedir la cárcel para los corruptos, incluyendo el propio Vizcarra señalado por  graves delitos,  pone a prueba la tolerancia del pueblo frente a su incapacidad  y complicidad con el vizcarrismo de Daniel Salaverry Villa (Somos), Julio Guzmán (Morado) el propio Martín Vizcarra Cornejo y el conjunto de operadores que sirvieron a su régimen  corrupto. El fraude señores, está en marcha. Estamos notificados.
Grafica: Gran Angular

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *