ELECCIONES 2021 / VERONICA MENDOZA

Su discurso, no es producto de la evolución ideal del izquierdismo infantil al que estábamos acostumbrados, ni resulta de la cabal comprensión en un nuevo análisis social en el que las variantes del mundo hayan influenciado en favor de una evidente superación dialéctica. La señora Verónica Mendoza, tampoco es nueva en política y además, la recordamos como secretaria de Nadine Heredia y tenedora de unas agendas llenas de asuntos aun no esclarecidos.

La posición de su candidatura parece responder a una estrategia que la lleva a buscar -en el contexto electoral sui generis que se vive estos días-, una posibilidad para «acercarse» al histórico espectro político del izquierdismo democrático del aprismo (y sus votos), ahora ausente en los comicios próximos. Pero Vero, no es Alfonso Barrantes, ni tiene el talante, ni el talento puesto al servicio de la perspectiva de un socialismo democrático como el que preconizaba «frejolito».

Mendoza resultó parada más cerca de los millones de Odebrecht junto a Nadine Heredia y Susana Villarán, que del pueblo pobre que decía defender, claro, sin renunciar a ese pintoresco socialismo del siglo XXI con vocación totalitaria que inauguró Hugo Chávez Frías, cuyo pensamiento edulcora en sus mensaje electorales, en medio de una absoluta orfandad popular con la que pretende además, dizque, «refundar la república», sin haber sido capaz, siquiera, de fundar su propio movimiento.

Mendoza no evoluciona y su candidatura es, sin duda, un salto al vacío.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *